Nuestras Redes

Llámanos (81) 8350.1431 / (81) 8299.9526

Control de Roedores en Monterrey

Control de Roedores en Monterrey y área Metropolitana

Un problema común en los hogares es la aparición y falta de control de roedores en Monterrey. Esto sucede, debido a que en un hogar existen los recursos suficientes para que estos animales subsistan sin mucho problema. Sin embargo, este problema no es exclusivo de los hogares, ya que dichos recursos están disponibles en oficinas, escuelas, centros comerciales, hospitales, restaurantes, bodegas, entre otros.

Afortunadamente, en pequeña magnitud, este problema es controlable y no muy severo. No obstante cuando se convierte en plaga las cosas cambian drasticamente. En estos casos, se recomienda ampliamente consultar o contratar un servicio de control de roedores en Monterrey.

¿Por qué se generan las plagas de roedores?

Principlamente esto ocurre debido a la abundancia de recursos que los roedores necesitan para reproducirse. Aunado a esto, se encuentra la escasez de acciones que limiten la reproducción y subsistencia de los roedores.

No siempre es culpa de los habitantes del hogar, de las personas que habitan o frecuentan los espacios con posibilidad de emerja una plaga de roedores o de que ésta prolifere. A veces los espacios son demasiado grandes como para implementar medidas anti roedores con tanta frecuencia o efectividad.

Otras veces resulta ser porque la plaga de roedores es una externalidad negativa, es decir, de un perjuicio de algún lugar o acción del que las victimas de la plaga no son responsables, por ejemplo, de vivir cerca de alcantarillas o algún lugar cercano donde es fácil el desarrollo de la plaga de roedores.

(Mus musculus): es muy común y fácil de observar, este animal es el antecesor del ratón blanco.

El ratón casero es bastante pequeño, mide alrededor de 20 cm de longitud hoci- co-cola, la cola no sobrepasa los 10 cm de longitud, y posee entre 150 y 200 anillos. El color del pelaje suele ser amarillo-grisáceo en las partes superiores, algunas veces tachonadas de negro, y de color más claro en el vientre y las partes inferiores.
El ratón casero se aparea cada 10 a 17 semanas, durante todo el año, y cada camada consta de 5 a 10 crías.

(Apodemus sylvaticus): mide unos 9 cm, con 9 cm más de cola. Su pelaje es pardo con el vientre blanco, que puede presentar una raya amarilla.

Sus orejas son muy grandes. Vive en bosques y praderas de todo el mundo.

En cuanto a la rata hay dos especies en casi todo el mundo: la rata gris, también llamada rata parda o de alcantarilla, y la rata negra o campestre.

(Rattus norvegicus)
Suele vivir en lugares muy húmedos, siendo la que más ha proliferado en el entramado de las alcantarillas, nadadora extraordinaria y escaladora aceptable.

Es omnívora, igual puede alimentarse de insectos, como de sus cadáveres, vegetales o materiales muy diversos (papel, madera, goma, plomo, estaño, plástico), pudiendo ingerir cada día un tercio de su peso.
Construyen los nidos en agujeros debajo de la tierra o dentro de las alcantarillas y penetran en las casas en busca de alimento para volver al nido donde alimentan a las crías, aunque en el caso de encontrar un lugar apropiado es posible que hagan el nido dentro o cerca de las instalaciones construidas por los humanos.
La hembra da luz a los 21 días, pueden tener camadas de 5 a 14 crías, las que alcanzan su madurez sexual a los 2 meses. El número de partos por año que pueden tener las hembras es variable y sucede en función de las condiciones de temperatura, disponibilidad de alimento o facilidad en la construcción de nidos apropiadas. Esto hace que el número de partos pueda ir de 2 a 7  y la vida media de la rata de alcantarilla es de 3 a 4 años.
Su actividad es principalmente crepuscular y sus recorridos dentro de los edificios acostumbran a seguir las esquinas de las paredes, donde se siente más seguras por tener un lado protegido. En descampados prefieren seguir la vía más corta, aunque esto suponga atravesar espacios descubiertos.
La rata gris es bastante destructiva, causa daños serios en almacenes de comida y grano, participa en la transmisión de enfermedades como la rabia, la peste bubónica o el tifus y ataca a animales domésticos, aves de corral y, en ocasiones, al ser humano. Se sabe que en algunos lugares, la rata gris está desplazando de manera gradual a la rata negra, especie más pequeña y menos agresiva.